fbpx

BARF & Remedios Naturales

TU CESTA

Su pedido está vacío

CUENTA

Cuenta
Espera por favor, estamos autorizando ...
Crea una cuenta Regístrarte ahora
×

Suscribite a nuestro blog y recibirás gratis
12 consejos simples para cambiar la salud y bienestar de tu perro y gato.

Buscar publicaciones del blog

Infecciones fúngicas en gatos

Infecciones fúngicas en gatos


Las infecciones fúngicas pueden tener efectos devastadores en la salud de los gatos si están demasiado tiempo sin tratar. De manera similar a las infecciones fúngicas en perros, hay distintos hongos que pueden causar enfermedades serias en gatos.

Las infecciones fúngicas pueden deberse a hongos o a levaduras. Se desarrollan y crecen en áreas húmedas y tibias del cuerpo y ocurren sobre todo en la piel. Pero no es raro que también se desarrollen y crezcan en el cuerpo, en otros lugares húmedos, como la nariz de los gatos.

Los hongos son organismos que se alimentan de materia viva. No creas que todos los hongos son malos, porque no lo son. Si ellos no pudieran hacer su trabajo, no podríamos sobrevivir en el planeta. De todas formas, de los millones de hongos que hay en el ambiente, por suerte solo algunos pueden potencialmente afectar la salud de los gatos.


Causas comunes de infecciones fúngicas en gatos

La mayoría de las infecciones fúngicas ocurren o reocurren en aquellos gatos que tienen un sistema inmune comprometido. Un sistema inmune comprometido en gatos puede ser desde un gato que sufre muchos problemas de pulgas hasta alergias y enfermedades desarrolladas, como el cáncer.

Un sistema inmune débil significa que los parásitos, bacterias, hongos, etc. se encuentran en el lugar ideal para vivir y para alimentarse, porque cuanto más débil esté el sistema inmune más fácil es para ellos diseminarse descontroladamente y comerse vivos al portador con la invasión.

Si ya sabemos que las principales causas de infecciones fúngicas o de levaduras en los gatos se deben a un sistema inmune debilitado, entonces es importante entender ¿qué es lo que produce un sistema inmune debilitado?

  1. Dieta pobre y no natural
  2. Vacunación
  3. Tratamientos antipulgas mensuales
  4. El uso extensivo y excesivo de antibióticos; medicamentos como cortisona y corticosteroides; el uso de drogas antimicrobianas o inmunosupresoras.


La dieta es lo que más afecta al sistema inmune a diario

La mayoría de los gatos que sufren de infecciones fúngicas o de levadura son aquellos que consumen una dieta procesada. Una dieta no natural es responsable de la gran mayoría de los casos en mascotas que tienen un sistema inmune débil, que luego conduce a muchos otros problemas de salud.

Lamentablemente, la mayoría de los dueños de mascotas, y también muchos veterinarios, parecen creer que un gato o perro solo puede sobrevivir comiendo alimento seco o comida procesada. Esto no podría estar más lejos de la verdad y de hecho es central para entender por qué las mascotas se enferman tanto, sufren tantas enfermedades de origen humano y tienen una esperanza de vida baja.

Los gatos son carnívoros naturales. Es biológicamente esencial para su supervivencia que coman carne cruda real. Se los conoce como "carnívoros obligados" porque su sistema digestivo está específicamente adaptado a comer crudo. A través de toda la evolución, esto nunca cambió. Los gatos deben comer comida real para la salud de todos sus sistemas internos.

El tracto digestivo de los gatos es corto, y ellos tienen poca capacidad de producir aminoácidos y vitaminas en el cuerpo en la manera en que lo hacen otros animales. Ellos tienen altos requerimientos de taurina, que en su forma más pura se encuentra en la carne y sangre crudas. Necesitan una alta cantidad de proteína real en su dieta para convertirla en glucosa, en vez de digerir carbohidratos. Todo en el sistema digestivo de los gatos está adaptado a la alimentación cruda. En pocas palabras, es esencial que coman crudo.

Cuando miramos los planes alimentarios de un gato doméstico promedio, consiste únicamente en alimento seco de desayuno, alimento seco de almuerzo y alimento seco de cena. Además de que es totalmente aburrido comer lo mismo cada día durante años y años sin fin, estos tipos de alimentos no tienen absolutamente nada que los gatos puedan usar realmente para un proceso metabólico apropiado en el cuerpo y desarrollarse bien.

Los problemas de salud empiezan a aparecer para cuando los gatos tienen aproximadamente dos años de edad, ya que los ingredientes no reales de los trocitos secos o de la comida húmeda procesada desencadenan un efecto dominó que conduce a enfermedades crónicas.

Para cuando un gato tiene dos años y si lo único que comió toda su vida es alimento seco, entonces es bastante probable que tenga un sistema inmune débil por consumir una dieta pobre. El efecto a largo plazo inevitablemente va a ser enfermedad y malestar; la única pregunta es ¿cuántos años más van a pasar hasta que el gato sea diagnosticado con una enfermedad seria?

Una comida natural para un gato es un ratón, una pequeña ave, etc., por lo que tenés que replicar esta dieta lo máximo posible y darle a tu gato una variedad de carnes y órganos crudos.


Vacunación

Las principales vacunas para gatos son aquellas que los protegen del parvovirus felino (FPV), calicivirus felino (FCV), herpesvirus-1 (FHV-1) y la rabia. Todas las vacunas que no sean las principales son innecesarias y es probable que causen serias enfermedades en gatos.

La investigación hecha por Heska a lo largo de los años ha probado que las vacunas inyectables administradas a gatos producen autoanticuerpos contra los riñones, lo que podría explicar muy bien por qué los gatos, como especie, tienen un índice tan alto de enfermedad renal crónica, y muchos mueren por fallas renales.

Los riñones de los gatos, incluso de los grandes felinos en zoológicos, aparentemente son destruidos por vacunaciones innecesarias repetidas e inyectables. No solo por vacunas contra la rabia, cualquier vacuna puede causar glomerulonefritis, en donde la anatomía interna del riñón es destruida por complejos inmunes.

Las vacunas felinas inyectables no son seguras ni necesarias. También hay herpes y calicivirus en las vacunas que se inyectan en lo profundo del cuerpo, en donde estos virus combaten en las superficies mucosas. La única manera en la que estos virus deberían estar en las vacunas es a través de vacunas por gotas en las mucosas, no a través de inyecciones.

En 2015, más de 1500 doctores e investigadores de 60 países diferentes se unieron para producir una fuente creíble sobre cómo las vacunas conducen a la autoinmunidad. Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos de muchos veterinarios visionarios para seguir un protocolo de inyectar solamente las vacunas principales una vez durante toda la vida de las mascotas, muchos veterinarios convencionales siguen administrando vacunas innecesarias para generar ingresos.

Las vacunas están causando enfermedades y son la principal causa de enfermedades crónicas en gatos (la más frecuente de ellas es la enfermedad renal crónica), y alteran mucho el sistema inmune de los gatos a largo plazo.


Tratamientos antipulgas mensuales

Cada uno de los tratamientos antipulgas comunes, ya sean pipetas, pastillas o collares, tiene serios efectos secundarios, que muchas veces se dejan de lado en pos del "beneficio" de combatir una infestación de pulgas. Pero el cuerpo pasa por muchísimo estrés al procesar estos productos químicos, que en parte ocasionan un sistema inmune debilitado y hacen que la mascota esté más susceptible a otras enfermedades y problemas de salud recurrentes.

Ningún producto antipulgas químico, sin importar si es collar, pipeta, pastilla o masticable, shampoo, spray, etc., está libre de efectos secundarios para las mascotas, sobre todo porque sus pequeños cuerpos tienen que procesar regularmente estos productos riesgosos a través de la piel o sus sistemas internos.

Todos los químicos en los tratamientos antipulgas más usados tienen un denominador común: de alguna manera afectan el sistema nervioso, el sistema muscular y el sistema inmune con el uso a largo plazo.

Las causas más comunes del debilitamiento del sistema inmune en gatos hacen que el gato esté totalmente susceptible a infecciones fúngicas y de levadura, a enfermedades y malestares. Todas estas cosas impactan negativamente la capacidad innata del sistema inmune de los gatos, por lo que no puede hacer su trabajo y mantenerlo saludable para combatir invasores.

Cuanto más débil esté el sistema inmune, hay menos posibilidades de que el cuerpo se pueda defender a sí mismo contra un ataque invasor. Las infecciones fúngicas y por levaduras son señales de que el gato está en camino a una enfermedad más seria.

Los lugares más comunes de infecciones fúngicas en gatos son la piel, los oídos y la nariz; y si no se tratan, pueden convertirse poco a poco en letales. La mayoría de los veterinarios no toman en cuenta la razón subyacente detrás de las infecciones, y directamente quieren tratar los síntomas, lo que después conduce a otros problemas de salud más adelante.

Si no ayudás a que los sistemas inmune y linfático se recuperen mientras tratás las infecciones fúngicas, el pobre gato siempre va a estar rotando entre episodios de bienestar y de mala salud.


Síntomas de infecciones fúngicas en gatos

Los síntomas van a depender del tipo de hongo o levadura que haya causado la infección y en qué parte del cuerpo ocurre, por lo que esta lista no puede comprender todos los síntomas, pero algunos de los signos más comunes de infecciones fúngicas son los siguientes:

  • Picazón o irritación
  • Enrojecimiento
  • Piel maloliente o pelaje grasoso
  • Parches de pérdida de pelo o caída del pelo
  • Piel descamada o caspa
  • Escamas marrones en la piel
  • Decoloración cutánea
  • Protuberancias, granos o ampollas que secretan pus y sangre
  • Costras o piel partida
  • Úlceras cutáneas
  • Masas
  • Nódulos subcutáneos o quistes
  • Falta de ganas de limpiarse a sí mismos
  • Hinchazón
  • Problemas oculares
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Secreción nasal con sangre
  • Estornudos
  • Hinchazón bajo el puente nasal
  • Problemas en el sistema nervioso, como convulsiones, caminata en círculos, parálisis
  • Tos


Infección fúngica cutánea en gatos 

Como la piel es el órgano más grande del cuerpo, cualquier problema cutáneo es un claro indicador de que las cosas no están en armonía en el interior.

Las infecciones cutáneas, que pueden incluir dermatitis alérgicas, eczemas, rosácea, psoriasis, infecciones fúngicas como tiña, infecciones por levadura, etc., son signos de que hay que prestarle atención a la salud, y no solo al tratamiento de la infección. Tenés que investigar qué fue lo que causó que tu gato tenga una infección fúngica, y como mencionamos anteriormente, detrás de la mayoría de las enfermedades en mascotas hay un sistema inmune débil o comprometido.

Investigá qué fue lo que causó que el sistema inmune se debilitara y no pudiera combatir la infección, para empezar a limpiar la salud del gato, tanto en el interior para ayudar al sistema inmune como en el exterior para combatir la infección fúngica. Sin abordarlo desde estas dos perspectivas, el gato no va a poder recuperar por completo su salud.

La candidiasis es una infección por levadura, similar a las fúngicas, y aunque es poco frecuente en gatos, puede afectar las membranas mucosas y la piel. También puede causar enfermedades orales y de las vías respiratorias superiores, lesiones oculares, infección entre los pulmones y en la pared torácica, enfermedad intestinal e infección de la vejiga. Los síntomas de infección varían, pero algunos signos notables son lesiones cutáneas, debilidad y diarrea.

El micetoma es raro en gatos, pero afecta la piel y los tejidos subyacentes y se manifiesta con nódulos o tumores. El hongo se multiplica en las lesiones y se organiza en grupos conocidos como gránulos o granos. La mayoría de las infecciones son en los tejidos debajo de la piel, pero la infección fúngica puede ingresar al abdomen y las patas de los gatos.

La feohifomicosis es de la familia Dermateaceae y es un hongo de pigmentación. Es poco común en gatos, pero cuando ocurre suele ser en el tejido circundante de donde hay una lesión. Las masas aparecen bajo la piel y pueden estar en las patas, las orejas, la cara y el revestimiento de los conductos nasales.

La esporotricosis normalmente ocurre en regiones geográficas más cercanas a la costa, y las esporas entran al cuerpo a través de una herida abierta. Los síntomas de la infección a largo plazo pueden ser fiebre, languidez y depresión, y si no se trata se puede extender a los órganos a través del torrente sanguíneo. Es más común en gatos, sobre todo en gatos de exterior, que pueden entrar en contacto con el hongo cuando salen a explorar, y si están lastimados por un objeto filoso, como la rama de un árbol, un rasguño por una pelea, etc., el hongo puede entrar en la herida. 

Fuente: Merck Veterinary Manual

Infección fúngica de orejas en gatos

Las infecciones fúngicas o de levadura en los oídos son bastante comunes, y nuevamente, la razón subyacente es un sistema inmune debilitado o comprometido.

Las infecciones en las orejas son un signo de que ha habido una gran alteración en el sistema inmune y que el cuerpo está sufriendo el ataque de la inflamación. Los oídos son uno de los caminos del cuerpo para deshacerse de toxinas y de infecciones, que tratan de descargar los mediadores de la inflamación.

La mayoría de las infecciones de oído son causadas por la administración de vacunas que alteran el sistema inmune, sobrecargan al cuerpo con antígenos que después necesitan eliminarse por algún lado, ya sea por los oídos, los ojos o el ano. Lamentablemente, muchos veterinarios convencionales no manejan bien estas infecciones porque administran medicaciones o drogas que inhiben la función del oído. No se encargan de tratar el problema subyacente o causa raíz, que es la inflamación en el cuerpo y la desregulación del sistema inmune.

Las medicaciones o las drogas administradas muchas veces exacerban el problema a largo plazo en vez de tratar y eliminar la causa raíz de la infección de oído. Si tu veterinario convencional solamente prescribe tratamientos inmunosupresores con esteroides o una medicación mixta de antifúngicos y antibióticos, no está tratando la raíz del problema. Los oídos van a empeorar, van a infectarse más y probablemente crezcan organismos resistentes al tratamiento, lo que produce más daño a largo plazo en la salud del gato.

Para aprender cómo tratar las infecciones de oído con remedios naturales, hacé clic acá.


Infección fúngica nasal en gatos

Las infecciones fúngicas nasales generalmente se clasifican como una infección respiratoria, y la más común es la aspergilosis, que se puede concentrar en el área nasal o en los pulmones.

Los síntomas pueden variar entre los casos individuales y muchas veces es difícil determinar si un gato tiene una infección respiratoria fúngica, ya que los síntomas conocidos son los mismos que los signos de otras enfermedades o malestares. Si sospechás que tu gato tiene una infección fúngica nasal o respiratoria, es altamente recomendable que trabajes con tu veterinario para organizar un plan de tratamiento que incluya volver a regular los sistemas inmune y linfático, y no solo administrar medicaciones que nada más tratan los síntomas. También vas a necesitar ser paciente porque las infecciones respiratorias pueden tardar meses en irse del cuerpo de un gato.

La aspergilosis afecta la respiración, suele ingresar a través de la cavidad nasal, los senos nasales o los pulmones, puede ser potencialmente destructiva para el hueso nasal, e inevitablemente ingresa al resto del cuerpo a través del sistema circulatorio. Los síntomas conocidos pueden variar entre los gatos, pero los signos incluyen inflamación de los senos nasales, hinchazón facial y neumonía. Si el hongo invade el sistema nervioso, los gatos pueden tener convulsiones.

La coccidioidomicosis es una infección transmitida por el polvo, pero es más común en regiones climáticas con muchas tormentas de polvo, y se contrae cuando el gato inhala las esporas del aire, generadas por las condiciones ambientales. Los síntomas comunes incluyen tos persistente, poco apetito, malnutrición, cojera, articulaciones, fiebre, úlceras cutáneas.

Los hongos de la criptococosis se hallan en la tierra y en el estiércol de pájaro; y las infecciones se producen por la inhalación de las esporas o a través de lesiones abiertas. Los síntomas incluyen problemas en la cavidad nasal, en el sistema nervioso central (como caminata en círculos, parálisis, cojera), en los ojos y en la piel. Los gatos infectados suelen sufrir estornudos, secreciones nasales con sangre clara o llena de pus, masas similares a pólipos en las fosas nasales, y una hinchazón firme bajo la piel y sobre el puente nasal.

La rinosporidiosis es una infección a largo plazo. No es fatal, pero afecta principalmente el revestimiento de los conductos nasales, y ocasionalmente penetra en la piel. Esta infección produce crecimientos que obstruyen o cierran el conducto nasal.

Fuente: Merck Veterinary Manual


Infecciones fúngicas pulmonares en gatos

También leé acerca de las infecciones fúngicas en la nariz porque hay una conexión entre las infecciones fúngicas que afectan el sistema respiratorio, incluyendo la nariz y los pulmones. Algunas de las infecciones fúngicas de pulmones más comunes en gatos son las siguientes:

La histoplasmosis es un hongo de la tierra que mayormente se transmite por pájaros y murciélagos, sobre todo en valles con ríos. La infección ocurre debido a la inhalación de esporas. Los síntomas incluyen vómitos, diarrea, cojera, secreciones oculares y nasales, estornudos o tos, problemas respiratorios y falta de apetito. En casos avanzados, la infección se puede propagar a la médula ósea.

La blastomicosis ocurre mayormente en gatos que viven cerca de regiones con agua y en ambientes ideales para la proliferación de hongos en suelos arenosos, por lo que las esporas pueden entrar al sistema del gato. Puede manifestarse como neumonía e incluir fiebre, tos, dificultad para respirar, jadeo, pérdida de apetito, pérdida de peso, lesiones oculares, posibles convulsiones, cojera.

Fuente: Merck Veterinary Manual


Tratamientos para hongos

Ya sabemos que las infecciones de hongos o levaduras son producidas por un sistema inmune débil, y que las principales causas de un sistema inmune débil en las mascotas son la dieta, la vacunación, las toxinas químicas en la piel, la administración de antibióticos y las drogas inmunosupresoras. Por eso lo ideal es que trabajes con un veterinario integral que entienda la importancia de curar la infección mientras se curan los sistemas internos.

Sin embargo, algunos pasos simples que podés tomar para estar en control de la salud de tu gato son estos:


Investigá y después medicá. Una vez que entiendas la verdadera razón detrás de la infección, lo ideal es que elimines cualquier toxina del cuerpo, y después empezar un nuevo régimen alimenticio. Podés ayudar a tu gato al alimentarlo con la nutrición adecuada, con caldos de huesos curativos y sopas para el sistema inmune, después empezá a incorporar comida cruda real y hierbas curativas o remedios homeopáticos para que el sistema inmune de tu gato vuelva al estado ideal y para asegurarte de que el sistema linfático esté trabajando de manera óptima para eliminar toxinas del cuerpo.

A largo plazo, lo ideal es que te asegures de que tenga un equilibrio de pH apropiado en el sistema digestivo y que añadas una fuente natural de enzimas digestivas y probióticos para ayudar a proteger la parte del sistema inmune que se encuentra en el intestino.

En casos más severos o con problemas recurrentes a largo plazo, sería una buena idea trabajar con un nutricionista de mascotas, para encontrar un plan de alimentación individual hasta que cualquier infección se haya eliminado del cuerpo y todos los sistemas internos funcionen de manera óptima. Alimentar a un gato con comida cruda es una de las cosas más poderosas que podés hacer para alejarlo de los problemas de salud a través de la alimentación.


AHORA, nos encantaría recibir tus comentarios, por lo que por favor DEJÁ UN COMENTARIO y sentite libre de compartir esto con personas a las que creas que les gustará.
¡¡¡Vida natural, salud natural, mejora natural!!!
Comprender la causa y efecto de las enfermedades e...
¿Por qué mi perro come tierra?
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Martes, 19 Octubre 2021
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

By accepting you will be accessing a service provided by a third-party external to https://authenticapets.com/

Descargo de responsabilidad: Todo el contenido y los artículos de este sitio web se basan en las opiniones de la gente en Authentica. La información contenida no tiene la intención de reemplazar la de veterinarios calificados ni está destinada como consejo médico. Compartimos el conocimiento y la información, pero de ninguna manera debe esto remplazar la búsqueda del consejo de un médico o veterinario profesional apropiado. Los alentamos a realizar sus propias investigaciones y tomar sus propias decisiones sobre la salud de su mascota junto con su veterinario. Ni nosotros ni terceros ofrecemos ninguna garantía en cuanto a la exactitud de la información. Usted reconoce que tal información y materiales pueden contener imprecisiones o errores. El uso de cualquier información o material de este sitio web es totalmente bajo su propio riesgo, por lo cual no seremos responsables. Será su propia responsabilidad asegurarse de que cualquier producto, servicio o información disponible a través de este sitio web cumpla con los requisitos específicos y los de su mascota. Si usted se da cuenta de cualquier material en el sitio web que cree que infringe los derechos de autor de usted o de cualquier otra persona, por favor informe esto por correo electrónico info@authenticapets.com para que podamos rectificar inmediatamente el problema.

.

Recibe actualizaciones del blog.  
Recibirás consejos útiles para la salud de tu mascota.

0
Compartidas

¿Te gusta? ¡Síganos!

No te arrepentirás...

0
Compartidas